El camino a las PASO

Por Arturo Laguado Duca*

*Docente e investigador del Área Estado y Políticas Públicas de la FLACSO Argentina

La frase de la vicepresidenta en la inauguración del Hospital Interzonal de Agudos de la ciudad de La Plata con la que prometió ‘volver a ser felices’ gracias a la vacunación, fue interpretada por distintos observadores como el inicio de la campaña del Frente de Todos de cara a las primarias abiertas (PASO) del 12 de septiembre.

En rigor, la repercusión de la afirmación de CFK fue más una construcción mediática dada por la poderosa idea-fuerza implícita en la afirmación -retornar a los años dorados de los gobiernos kirchneristas- que el inicio formal de la movilización electoral para un gobierno que continúa focalizado en la gestión. Para la oposición, en cambio, la campaña se inició a mediados del año pasado, apenas superado el desconcierto generado por la pandemia. Aunque, ciertamente, el dificultoso cierre de listas introdujo una variable disruptiva en Juntos por el Cambio (JxC).

Las vacunas

Recién llegado al gobierno, Alberto Fernández se propuso solucionar los grandes desafíos macroeconómicos heredados de la gestión anterior. Los más urgentes fueron la renegociación de una deuda impagable contraída por Macri y la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores. Un par de meses después, el mundo se veía sacudido por el Covid-19 que desembocó en una recesión económica mundial de las dimensiones de la crisis de 1929. En ese contexto, durante el 2020, la economía argentina caería casi el 10%[1].

Así y todo, en agosto de 2020, el gobierno logró su primer gran éxito al reestructurar 65 mil millones de dólares con los bonistas privados con una quita de alrededor del 45%, difiriendo los desembolsos hasta 2028. Entre tanto, se contuvo la difícil situación social a través de programas de transferencias monetarias como el IFE y el ATP.

En este marco, antes de que el oficialismo pudiera capitalizar su éxito en la reestructuración de la deuda, JxC, que había criticado acerbamente una supuesta inflexibilidad del ministro Guzmán que trababa la negociación con los bonistas, eligió otro foco de conflicto: las restricciones introducidas por la emergencia sanitaria y la utilidad de las vacunas.

Si en un primer momento el discurso opositor se alineó con las corrientes negacionistas de la extrema derecha mundial -Trump, Johnson, Bolsonaro-, después del crecimiento exponencial de los decesos en todo el mundo, viró hacia las críticas en la estrategia de adquisición de vacunas: pasó del ‘envenenamiento’, a ‘la vacuna rusa no sirve’, hasta derivar en ‘no llega la segunda dosis’.

Todo parece indicar que, en los meses de junio y julio, Alberto Fernández podrá anotarse otro éxito. Según el cronograma de arribo de las vacunas y la velocidad de vacunación, en julio la cobertura de personas vacunadas con la primera dosis podría alcanzar al 50% de la población y un 20% con las dos. Este cronograma equipararía al país con Italia o Francia[2]. El discurso de JxC otra vez quedará girando en el vacío.

Economía: salario e inflación

El buen manejo de la pandemia es una condición necesaria para que el oficialismo tenga un buen desempeño electoral que le permita ratificar sus mayorías parlamentarias, necesarias para introducir los indispensables cambios estructurales que se propuso en su programa de gobierno. La imagen de los presidentes latinoamericanos y los procesos electorales recientes en la región, ejemplifican la sanción social que han recibido aquellos mandatarios que ignoraron el cuidado de la salud de su población.

Pero, aunque una buena política sanitaria es necesaria para un buen desempeño electoral, no es suficiente. Tal como sucedió con el acuerdo de la deuda, el éxito de la campaña de vacunación no alcanza a desplazar las inmediatas necesidades económicas de la población. Disminuido el miedo al Covid, según varias encuestas -aunque deben ser tomadas con mucha precaución pues hay datos para todos los gustos ideológicos- la inquietud por la situación económica personal, encabeza la preocupación de los argentinos[3].

Sin embrago, la economía argentina promete un desempeño más que aceptable en términos macro. El Banco Mundial estima que el país crecerá un 6,4%[4]. Más que el 4.5% del promedio regional y que el 5.5% presupuestado. Más destacable aún es que uno de los sectores líderes del crecimiento nacional haya sido el industrial con un crecimiento del 5.1% respecto al primer cuatrimestre de 2019, es decir, antes de la pandemia[5].

Estos datos satisfactorios podrían potenciarse aún más si se logra -posiblemente después de elecciones- un cierre favorable con el FMI. El acuerdo con el Club de París que evitó el default que se hubiera producido en julio, es un dato más en ese sentido. Sin embargo, en la lógica de las sociedades democráticas, el buen comportamiento de la macroeconomía -al que se podría sumar reducción del déficit fiscal, control del precio del dólar, superávit comercial[6] y recomposición de reservas del Banco Central- no implica per se la legitimación de la acción de gobierno si ésta no se ve reflejado en el poder adquisitivo de los ciudadanos. Menos aun cuando la derecha cuenta con un poderosísimo aparato mediático encarnizado en su campaña de desánimo.

El incremento del poder adquisitivo de los salarios se constituye, entonces, en una variable fundamental. En los primeros tres meses del año, los salarios aumentaron el 13.1%, ganándole al IPC por una décima, según el INDEC[7]. Incremento muy débil dada la continuidad del proceso inflacionario y el atraso acumulado. En este universo, particularmente sensible es el segmento de lo que suele llamarse ‘clase media-baja’, un sector que vive del cuentapropismo, jubilaciones o con el salario mínimo -p.e. empleados de comercio- que aún no ha visto recompuesto sus ingresos[8], logrando incrementos lejanos a los de los gremios más poderosos.

Así lo entendió la vicepresidenta cuando cerró la paritaria con los trabajadores del Congreso en 40%, lo que empujó a la suba a otros organismos del Estado cuyos ingresos estaban deprimidos desde el 2017. Posiblemente, dada la dificultad para controlar el incremento de precios, otros sectores activen antes de fin de año la cláusula de revisión. El otro gran impulso a los ingresos es el ambicioso plan de obra pública que, según el ministro Katopodis, será, junto con la industria, el principal motor del crecimiento[9].

Relativamente controladas las variables macroeconómicas y con unas paritarias que parecen tender hacia la recomposición salarial -aunque aún lejos de los años previos a la debacle liberal de 2016/2019- queda pendiente el desafío inflacionario.

Si bien la inflación correspondiente a mayo marcó una desaceleración respecto al mes anterior (3.3% contra 4.1% de abril), todavía sigue siendo extremadamente alta, con un acumulado del 21.5% en cinco meses, que entierra la proyección inicial de 29 puntos para el 2021. La buena noticia, es que el rubro Alimentos y bebidas -el que más afecta a los sectores populares- disminuyó en más de un punto con relación al 4.3 del mes anterior. En este segmento sigue jugando un papel importante el aumento de precios de la carne.

Dada la alta concentración del sector alimenticio cuyos dirigentes tienen fuerte identificación política con el macrismo, esta batalla se torna central para la estrategia electoral del gobierno. Hacer realidad el control de precios y, sobre todo, el acuerdo logrado con los exportadores de carne -en el que se reservan los siete cortes más populares para el mercado interno con el objetivo de desacoplarlos de los precios internacionales- debe ser un objetivo innegociable si Alberto Fernández quiere ratificar sus mayorías de cara a las próximas elecciones.

Si, además, se abandona cierta tendencia fiscalista que llevó a incrementar los precios de las naftas por encima de la inflación esperada -el transporte con el 6% presionó el IPC al alza el mes pasado- y se evitan groseros errores ‘no forzados’ como el incremento retroactivo del monotributo, el gobierno vería despejado el camino a las PASO.

Las toldas de la derecha

Vaciado de propuestas electorales, derrumbado su principal argumento centrado en el saboteo a la campaña de vacunación, imposibilitado de hablar con cierta credibilidad de economía dada su pésima gestión, con el expresidente Macri -principal factor aglutinante de JxC- cada vez más cerca de ser procesado por corrupción junto con varios de sus adláteres, la oposición se ha encerrado en una feroz batalla por las candidaturas en los principales distritos electorales.

No significa lo anterior que JxC vaya a hacer una mala elección. Inclusivo es posible, aunque por el momento no lo parece que, presionados por el círculo rojo, resuelvan sus diferencias internas en unas PASO que tengan un efecto virtuoso para el espacio de la derecha.  La extrema polarización de la política nacional -un rasgo que comparte con el resto de América Latina- le garantiza un importante caudal de votos. Pero, dado que en esta ocasión pone en juego un número importante de diputados electos en los comicios de 2017 donde resultó triunfante, lo más probable es que disminuya su representación en la Cámara de Diputados. En todo caso, la estrategia obstruccionista de JxC los condenó a correr atrás de las políticas del gobierno hasta quedarse, nuevamente, con la reiteración del riesgo de convertirnos es argenzuela.

En estas condiciones, que las PASO marquen un triunfo del Frente de Todos depende, en lo fundamental, de las propias acciones del gobierno. Se destacan entre ellas una política de ingresos que no olvide a los amplios sectores de la clase media-baja donde se agolpa una gran cantidad de ‘indecisos’[10], la contención de la inflación sin recurrir a estrategias fiscalistas que “enfríen” la economía y la construcción de una estrategia de comunicación más potente. Ésta debe interpelar, también, a los sectores juveniles poco considerados en el discurso del gobierno.

Volver a ser felices implica superar la pandemia y recuperar la capacidad de consumo de sectores mayoritarias de la población que hace más de cinco de años vienen sufriendo la crisis neoliberal agravada por el Covid. En esa lógica debe entender la frase de la vicepresidenta.

[1] https://www.indec.gob.ar/uploads/informesdeprensa/pib_03_21B1D23916BF.pdf

[2] https://www.pagina12.com.ar/349706-coronavirus-cada-vez-mas-cerca-de-tener-la-mitad-de-la-pobla

[3] Entre muchas otras, ver https://www.eldestapeweb.com/politica/encuestas/elecciones-2021-el-frente-de-todos-arriba-por-12-en-provincia-segun-encuesta-202161514130

[4] https://www.infobae.com/economia/2021/06/08/banco-mundial-estiman-que-el-crecimiento-en-argentina-repuntara-un-64-en-2021/

[5] https://www.pagina12.com.ar/349697-la-industria-no-extrana-a-macri

[6] En mayo, el superávit comercial de mayo fue de u$s1.623 millones, el más alto en un año. https://www.ambito.com/superavit-comercial-mayo-fue-us1623-millones-el-mas-alto-un-ano-n5206447

[7] https://www.ambito.com/politica/paritarias/ranking-2021-por-cuanto-cerro-cada-sindicato-n5167293

[8] https://www.perfil.com/noticias/columnistas/como-votaran-los-indecisos-por-artemio-lopez.phtml

[9] Para el ministro, la obra pública generará 350 mil puestos de trabajo. https://www.telam.com.ar/notas/202106/558608-katopodis-la-obra-publica-y-la-industria-nacional-nos-van-a-sacar-de-la-crisis.html

[10] https://www.perfil.com/noticias/columnistas/como-votaran-los-indecisos-por-artemio-lopez.phtml

2021-07-12T09:53:12+00:00

4 Comentarios

  1. Angel 24 junio, 2021 en 4:27 pm - Responder

    Muy buena Laguado!!

  2. irma parentella 26 junio, 2021 en 9:00 am - Responder

    Comparto totalmente el análisis y preocupa lo que se dice respecto a los sectores medios bajos,pues tengo cerca empleadas que ganan 40000$ y x lo tanto no acceden a los beneficios que tuvieron quienes no tenían nada. Los gastronomucos que cobraron solo Repro y los patrones no completaron el sueldo.
    Esos trabajadores está n mal

  3. Mario Toer 30 junio, 2021 en 12:58 pm - Responder

    Completo y prolijo

  4. Mercedes 7 julio, 2021 en 8:14 pm - Responder

    Muy buen análisis. Volveremos a ser felices es la frase del año.

Deje su comentario