Presentación

PARTICIPACION DE DANIEL GARCIA DELGADO EN X BIENAL COLOQUIO DEL TRANSFORMACIONES TERRITORIALES


En el marco del X Bienal del COLOQUIO de TRANSFORMACIONES TERRITORIALES “Desequilibrios regionales y políticas públicas. Una agenda pendiente”, organizados 
por el Comité Académico de Desarrollo Regional (CADR) de la Asociación de Universidades del Grupo Montevideo (AUGM)  y la Universidad Nacional de Córdoba y llevadas a cabo del 5 al 7 de Noviembre del corriente año, el director del Área Estado y Políticas Públicas, Dr.  Daniel Garcia Delgado, fue invitado a participar en su carácter de referente teórico sobre el desarrollo del cono sur en América Latina.
    La mesa en la que participó fue la de Integración Regional con una ponencia titulada "Problemas y Desafíos del  Mercosur ante los nuevos proyectos  de Integración Regional  y el actual contexto internacional". 


ABSTRAC

En los últimos diez años la región dio un giro a la izquierda, generando un modelo de desarrollo posneoliberal con distintas vertientes: más neodesarrollista nacional popular (países del Mercosur), más comunitarista revolucionario (Grupo Alba) junto a otra inserción internacional distinta a la alineada con EEUU y el G-7. Esto generó otra relación Estado y Desarrollo, con mayor regulación sobre los mercados,  estatizando recursos estratégicos, en unos casos, desendeudándose en otros, pero en todos elevando el nivel de empleo y de vida de sus poblaciones. También promoviendo otra conciencia social y de derechos. Paralelamente los países del Pacífico permanecieron con sus modelos de libre comercio apertura y alineamiento, y hoy se articulan en la Alianza del Pacífico, que intenta proponerse como modelo exitoso de los TLC.

   No obstante, el Mercosur y el conjunto del proceso integracionista está ahora en una impasse o encrucijada.  Culminados ya los efectos de la crítica al Consenso de Washington, las orientaciones promovidas por el Consenso de Buenos Aires, del ‘no al ALCA’ del 2004, la creación de la UNASUR y de la Celac, y el gran crecimiento comercial y de autonomía de la región, pareciera la necesidad de recuperar otros acuerdos significativos para enfrentar una etapa más difícil y desafiante para las transformaciones territoriales progresivas. Y es la que tiene que afrontar hoy el Mercosur, sea tanto por el contexto interno de cada uno de los países que lo conforman (estancamiento, incertidumbre, clima multimedia de apuntalar el desánimo), como el externo que se genera en los últimos dos años (menor demanda internacional, fuga de capitales hacia mercados más seguros, el estancamiento de la UE, la reducción del crecimiento de China,  conflictos bélicos en Medio Oriente, en Ucrania, un suerte de desorden internacional. En esto también es dable ver, más allá del desborde informativo,   en el intento de reposicionamiento de EEUU como eje una nueva alianza occidental y transocéanica, del mantenimiento sin regulaciones el capitalismo financiero especulativo y el regreso a la unilateralidad dura y a una ‘geopolítica del temor’). Sin dejar de lado el rol ambiguo desesperado por diversos movmientos sociales articulados en las redes sociales.  Pero también del propio escenario regional (conflictos comerciales, proteccionismo, falta de inversión, y ralentización de la gestión de las instituciones regionales); el avance de orientaciones distintas a la del Mercosur como las de la Alianza del Pacífico, la propuesta de una creación de una nueva área de libre mercado de las Américas que tendría un fuerte impacto territorial y probablemente desarticulación productiva industrial. En este marco, la eliminación de la cláusula del Mercosur que impide que cada miembro pueda articularse de forma individual con otras alianzas internacionales puede constituir una amenaza para el bloque y su forma de negociación conjunta, porque generaría mayor fragmentación y no una mejor integración territorial.  

    En este sentido, parece importante reflexionar y debatir sobre dos aspectos que el cambio de escenario suscita como desafío al nuevo modelo: las críticas a opciones alternativas, y el debate geopolítico: a) tanto las criticas al nuevo modelo de desarrollo emergente de la crisis neoliberal realizadas al neodesarrollismo tanto por el lado de la izquierda (la del neoextractivismo y preocupación ambiental, los movimientos sociales y la biopolitica como nuevo sujeto societal superador del capitalismo oligopólico); como las de la derecha (de nueva recreación de la ortodoxia neoliberal, apertura con el norte y reprimarización, para la resolución del problema de inversión e inflación ); como para sí mismo, interrogarse también sobre cuáles podrían ser los cambios necesarios a encarar por el modelo neodesarrollista inclusivo en una nueva etapa  frente a situaciones problemáticas económico, políticas y sociales (si cerramiento sobre sí y lo hecho o si ampliación e innovación). Como b) sobre la nueva geopolítica que empieza a desarrollarse a  nivel global partir de la estabilización de EEUU, el nuevo impulso dado a una alianza occidental, y la búsqueda de debilitamiento de gobiernos progresistas que han surgido en la última década en la región, y cuál sería por tanto el rol de América del Sur, y de la configuración de un bloque vinculado a las Brics, y a una creciente cooperación Sur Sur, dentro de la misma: si en el marco de búsqueda de transformación del orden global asimétrico y financiero especulativo más que de subordinación y reprimarización. La incorporación de la dimensión geopolítica parece así clave para entender y debatir hoy las opciones territoriales que tiene por delante el Mercosur para salir de su impasse o encrucijada, y no reducirlo solo a aspectos o intereses comerciales, económicos o técnicos. 

      En este panorama, si bien podemos señalar lo abierto que son los procesos de construcción de regiones.  Y asimismo señalar lo volátil en incierto de los casos nacionales como del regional y, dar cuenta lado de los riesgos reales de retroceso de los avances generados en la última década, también es posible mirar hacia delante con esperanza otorgando la importancia a la creatividad de la política, como señalar la importancia que la producción de masa crítica académica y de visión estratégica tiene para generar aportes para salir del impasse o tomar un rumbo consistente en la actual encrucijada que enfrenta el Mercosur. Este podría tomar la configuración un nuevo Consenso y agenda del Sur, dar un salto de calidad en la configuración de un bloque señalando sus políticas comunes para encarar cuatro problemas claves que pesan sobre la tradicional desigualdad y dependencia de la región: el de la  restricción externa, el de la reprimarización; el de la subordinación financiera, y la defensa conjunta de una inserción en la multipolaridad que permita hacer sustentable una geopolítica democrática, pacífica e inclusiva en  el Atlántico Sur.

                                Daniel García Delgado


Memorias