Presentación

Tiempo de inflexión, tiempo de definiciones

 
Durante este año 2015 señalamos que la Argentina y la región se encontraban en un punto de inflexión, en donde se definían dos proyectos de país, uno más vinculado al neoliberalismo y al pasado y otro al paradigma posneoliberal y al futuro. Pues bien, ese tiempo de inflexión ha llegado. Es esta semana, es el hoy. Por tanto, el Área de Estado y Políticas Públicas de FLACSO (Sede Argentina) no quiere estar al margen de tan transcendente definición del futuro de nuestra sociedad. En ese sentido, y en consonancia con el conjunto de las expresiones del Sistema Científico y Tecnológico, CONICET y Universidades públicas, queremos hacer explícita nuestra apuesta a un Estado activo, con políticas públicas de calidad que diagnostiquen nuestros principales problemas para no volver al ‘péndulo’ y al ciclo regresivo habitual.

Pensamos en un Estado innovador y en políticas de industrialización, con fuerte involucramiento de la ciencia y tecnología en la producción y en el mercado de trabajo que permita transformar la estructura productiva. Una orientación innovadora del Estado que permita ir resolviendo el clásico problema de la restricción externa (carencia de divisas) mediante la apuesta hacia sectores estratégicos que propicien el desarrollo de nuevos eslabones en las cadenas de valor y una articulación virtuosa que disminuya los desequilibrios de balanza de pago que genera la demanda de las importaciones para sostener el desarrollo industrial. Innovación y creación nacional que promuevan el aumento de la producción de las PyME´s y de las empresas nacionales, basado en un aumento de la productividad y de la agregación de valor, y no solo con manejos cambiarios devaluatorios y de ajuste.

Pensamos en políticas de distribución del ingreso y en reformas tributarias progresivas, que permitan un mercado interno ampliado, con salarios dignos y acceso a la vivienda. Que estimulen un proceso de registración del empleo, eliminando otro de los problemas principales de nuestra sociedad. Políticas que permitan el acceso a la vivienda, al trabajo digno, y a las oportunidades a todos los jóvenes de nuestro país. Políticas de integración social que se articulen con la ampliación de la demanda de trabajo, y que sean acompañadas con una mayor inversión en un sistema de salud de calidad, y educativo desde los primeros años de vida, hasta el ciclo universitario y la educación permanente. Políticas que promuevan la igualdad de género y de derechos, a través de políticas activas contra las diferentes formas de violencia social (violencia de género, trata de personas, violencia hacia las infancias y hacia los jóvenes). Políticas que luchen contra el delito organizado y el narcotráfico atacando con inteligencia, logística, radarización de fronteras este flagelo, pero al mismo tiempo con políticas de inclusión que modifiquen la desigualdad social, genere un sistema real de oportunidades y favorezca el acceso a la educación y la formación para el trabajo. En definitiva, políticas que tiendan a la integración social.

Políticas de desconcentración económica y comercial de las cadenas de intermediación a favor del capital desconcentrado, las PyME´s, las múltiples expresiones de la economía social y solidaria, cooperativas y mutuales y productores rurales y urbanos. También políticas para la desconcentración espacial, que promuevan un nuevo federalismo con desarrollo territorial, y nodos regionales de acumulación con mayor infraestructura y un aporte significativo de las instituciones de ciencia y la tecnología para la generación de oportunidades en los territorios. Por mejor calidad de vida y cuidado ambiental para el conjunto del país.

Políticas que, en el sector externo, apunten a profundizar el proceso de integración latinoamericano, articulando el MERCOSUR, la UNASUR y la CELAC, y el conjunto de los países latinoamericanos en la configuración de un bloque con presencia internacional, y que se constituya en un polo generador de políticas de inversión en infraestructura, de crédito, financieras, afirmación de derechos humanos y de la democracia regional.

Apostamos a un mundo multipolar que fortalezca las condiciones que hacen posible la paz, la equidad y la no violencia, frente a las intervenciones por fuera de derecho y el terrorismo internacional. Un mundo con mayor distribución del poder, y generación de alianzas multiactorales que permitan una acción más pacífica y dialógica en la resolución de los problemas ambientes, sociales, conflictivos militares y económicos entre las naciones. Cambiar la lógica predominante global de un capitalismo de financierización, especulativo y favorable al endeudamiento y la austeridad por otra de índole productiva, de inversión y ambiental.

En definitiva, apostamos a un proyecto que mire hacia delante, que nos fortalezca como pueblo que mira con esperanza y entusiasmo el futuro y no con temor. No creemos en propuestas simplificadas, ni en recetas ya probadas como el endeudamiento, la apertura irrestricta de la economía, las privatizaciones, un menor rol del Estado, ni el desguace de lo actuado. Apostamos al nuevo paradigma en formación, a una sociedad mejor y con más justicia.
 
 
Área Estado y Políticas Públicas FLACSO (Sede Argentina)

Buenos Aires, 16 de noviembre de 2015.



 

Memorias