Pronunciamiento del Diploma Superior “Desarrollo, políticas públicas e integración regional” del Área Estado y Políticas Públicas por la conmemoración de los 30 años del MERCOSUR.

Un día como hoy, 26 de marzo, pero de 1991, se firmaba en la ciudad de Asunción el Tratado que daría origen al MERCOSUR.

30 años después, conmemoramos lo que fuera el momento fundacional y el punto de partida de una de las políticas más importantes y con mayor continuidad de nuestros países.

El MERCOSUR nació a comienzos de la década del 90 en pleno auge del neoliberalismo, pero fue el resultado de un proceso iniciado a mediados de los 80 cuando los presidentes de Argentina y Brasil, Raúl Alfonsín y José Sarney, vieron en la integración el camino para alcanzar el desarrollo tan anhelado pero también para fortalecer nuestras democracias y sentar las bases definitivas de los lazos históricos de amistad entre ambas naciones.

A tres décadas de su lanzamiento, el balance que podamos hacer de su gestión, ya sea en términos de logros como de sus temas pendientes, sería extenso para la finalidad de estas líneas y seguramente susceptible de diversos señalamientos. Pero lo cierto es que más allá de los avatares que ha atravesado el MERCOSUR, incluyendo intentos de desprestigio sistemático por parte de algunos sectores, el bloque ha permanecido de manera constante como parte de la agenda interna y externa a través de los diferentes gobiernos (tanto progresistas como neoliberales), más allá de su signo ideológico.

Cabe destacar que entre sus logros, el MERCOSUR cuenta en su haber con la ampliación de su membrecía que ha sumado nuevos socios, tanto plenos (en el caso de Venezuela y con seguridad próximamente de Bolivia) como asociados, lo cual nos muestra a toda América del Sur integrada en un mismo marco con la diversidad que ello conlleva.

Por otra parte, los cambios de década suelen ser momentos para realizar balances y seguramente leeremos y escucharemos bastante de ello en estos días. Esperamos que aquellos no se concentren exclusivamente en lo que “falta” o en los “objetivos no cumplidos” del MERCOSUR, o en todo caso, que al señalar los mismos también se ponga el énfasis en los numerosos logros que ha sumado el bloque sudamericano, especialmente aquellos que exceden lo comercial.

Esta es sin dudas una gran oportunidad para revisar el camino recorrido, lo cual implica visibilizar esos logros alcanzados en estos años de integración, que por otro lado han demandado un gran esfuerzo y el compromiso de diversos sectores,  pero también conlleva la responsabilidad de reflexionar desde una mirada crítica y a la vez constructiva sobre el MERCOSUR que tenemos y es especial, el MERCOSUR que queremos (y necesitamos) para trabajar por más y mejor integración.

El mundo entero atraviesa hoy una situación sumamente compleja e inédita de la que nadie sale solo. La integración ha demostrado ser el camino para fortalecer a la Región y mejorar su posición frente al mundo, y al mismo tiempo, se presenta como un instrumento indispensable para el desarrollo de los países (Ferrer, 2008). El MERCOSUR tiene la capacidad de potenciar ambos objetivos articulando una estrategia conjunta para una inserción soberana y autónoma.

En el marco de la conmemoración de los primeros 30 años del MERCOSUR, el Diploma Superior “Desarrollo, políticas públicas e integración regional” del Área Estado y Políticas Públicas se suma a esta celebración que entendemos debe incluir la reflexión y el debate sobre su importancia histórica y estratégica para nuestros países y el apostar por su consolidación definitiva de cara al futuro.

Referencias:

Ferrer, Aldo (2008). Densidad nacional y densidad regional. Densidades, N° 1.

2021-03-30T10:58:36+00:00

Deje su comentario