MACRI EN PARIS ¿SE REPERFILARÁ LA OPOSICIÓN?

Por Arturo Laguado Duca

La llegada de agosto implica para el país el comienzo de una serie de definiciones. Se destacan, entre ellas, el arreglo con los bonistas, y, dada la extensión de la cuarentena, la necesidad de recomponer algo parecido a una normalidad que implique alguna forma de convivencia con el Covid-19. Nueva normalidad que implica que el gobierno retome, ya sin más dilaciones, la agenda legislativa.

Es que los problemas nacionales no son menores: un derrumbe brutal de la economía -heredado del gobierno de Macri y empeorado por la pandemia-, una difícil negociación de la deuda externa en un contexto de recesión mundial[1]; la llegada del temido pico de contagios que jaquean al sistema de salud; y el conocimiento público de la inmensa red de corrupción tejido por algunos miembros del Poder Judicial, los servicios de inteligencia y funcionarios del gobierno saliente para perseguir a la oposición política, son ejemplos de la dimensión de la crisis político-institucional que debe enfrenar el gobierno de Alberto Fernández.

Ante dificultades de esa magnitud, se podría esperar un esfuerzo colaborativo entre oficialismo y oposición; al menos hasta que se aproxime el calendario electoral. Esa fue la apuesta de Alberto Fernández; pero su  oferta no fue tomada en cuenta por los líderes de la oposición.

La respuesta a los espeluznantes datos económicos nacionales y globales ha sido un oposicionismo brutal que no ha dudado en recurrir a las noticias falsas y campañas mediáticas para resucitar una equiparación entre “populismo/ataque a la propiedad privada/dictadura”. Prevenir la pandemia en las cárceles fue convertido en “liberar asesinos”, la estafa de Vicentín en una defensa de la propiedad privada, las denuncias de las aberraciones del Poder Judicial y su reforma en un ataque a la separación de poderes, el homicidio del exsecretario de la Vicepresidenta en un crimen “de gravedad institucional” y el impuesto a las grandes fortunas una expropiación chavista, para citar unos pocos ejemplos.

Esta guerra de guerrillas mediática no se ha detenido ante los imperativos de la salud pública: el desafío a las medidas impuestas respecto del aislamiento social preventivo y obligatorio es sistemático.

La estrategia de Macri

Este proceso continuo de desinstitucionalización que lidera Cambiemos se basa en la lógica de desconocer -cuando no falsear- las medidas tomadas por el gobierno nacional. La convocatoria a marchas y cacerolazos desafiando la cuarentena ha sido uno de los mecanismos más usuales. El expresidente Macri no ha sido ajeno a esta estrategia.

Sus constantes viajes al exterior, amparado en su cargo en la Fundación FIFA, son claramente un desconocimiento de hecho de la restricción para salir del país. Primero fue la visita al expresidente paraguayo Horacio Cartes; después, vía París, un viaje a Suiza -esta vez con su esposa e hija- para reunirse con Gianni Infantino, presidente de la FIFA.

Ambos viajes, realizados con solo 15 días de diferencia, tienen varios puntos en común: tanto Cartes como Infantino enfrentan investigaciones judiciales por corrupción y no existía una agenda oficial que justificara el desplazamiento del expresidente en ninguno de los dos casos.

Pero este segundo viaje de Macri, a pesar de las dos escasas semanas que lo separan del anterior, se da en un contexto político diferente. En esta ocasión, el expresidente enfrenta una posible indagatoria por sus conexiones con las aberrantes causas de espionaje ilegal donde participó la AFI, algunos jueces y el poder político macrista.

Las acusaciones de corrupción contra Macri se acumulan. Las más vieja es la deuda por la causa del Correo Argentino con el Estado nacional que, iniciada hace casi 20 años, trató de cerrar infructuosamente durante su presidencia; otra es el negociado con los parques eólicos que le permitió ganar unos 15 millones de dólares en una rápida operación de cambio de manos con el grupo Macro y la empresa china Goldwind. A estas se agregan la participación en Ausol -el turbio negocio con los peajes de las autopistas de entrada a la ciudad de Buenos Aires- y la venta de MacAir a la línea aérea Avianca.

A estas operaciones opacas se suman dos situaciones especialmente preocupantes para el expresidente: su relación con las investigaciones que ponen al descubierto la trama ilegal tejida entre la AFI y algunos jueces para perseguir opositores durante su gobierno, y la existencia de mensajes de chat que sugieren que funcionarios de la Casa Rosada presionaron al Banco Nación para que otorgara créditos multimillonarios a la agroexportadora Vicentín -que poco después se declararía en estrés financiero- poco antes de abandonar la presidencia[2].

En el marco de la investigación de estos hechos la jueza Servini de Cubría rechazó un pedido de Macri para que no se peritara su teléfono celular, aduciendo supuestas razones de Estado. Sin embargo, su viaje a París -que se extenderá al menos hasta mediados de septiembre- le permitió eludir la medida judicial.

El desafío de la cuarentena del expresidente ha sido interpretado como un gesto de arrogancia de un hombre poderoso que no está dispuesto a someterse a las mismas restricciones que el resto de los mortales. Característica que sería típica de las clases altas argentinas, siempre poco amantes de la institucionalidad[3].

Es muy posible que este gesto indiferente a la lógica de la acumulación política -tanto propios como extraños reconocen que abandonar el país para vacacionar con su familia cuando los trabajadores no pueden cruzar la avenida Gral. Paz, tiene consecuencias negativas para su imagen[4]– está relacionado con su condición de outsider al sistema político.

Pero, más allá del temperamento personal de Macri, esta despreocupación también tiene que ver con la estrategia de Cambiemos de obturar todo debate democrático sobre el proyecto de país.

Por tanto, aunque la abrupta salida de escena de Macri lo desprestigia ante su electorado, y en cierto sentido, debilita su lugar como jefe de la oposición -las encuestas así lo ratifican al mostrarlo como el dirigente político con peor imagen[5]– no hay que ilusionarse con una modificación de la actitud obstruccionista de Cambiemos. Los hechos recientes muestran que la desinstitucionalización es la estrategia elegida por esta fuerza política.

Recambio en Cambiemos

No hay dudas de que este último viaje de Macri en plena cuarentena cayó mal entre muchos dirigentes de la oposición[6]. Sin embargo, mal haría Alberto Fernández en ilusionarse  con un reemplazo de los sectores más intransigentes de Cambiemos por un ‘ala racional’ que, interesada en acumular poder, estuviera dispuesta a ensayar una oposición en un marco republicano que desembocara en dos grandes coaliciones políticas estables: una de centro izquierda y una de derecha.

Es poco probable que el descenso de la imagen positiva de Macri y el paralelo incremento de la de Rodríguez Larreta[7] o, incluso, el apoyo que aun mantiene en la opinión pública la cuarentena -8 de cada 10 encuestados la apoyan, según Bacman[8]– desemboque en un recambio de liderazgo o, al menos, en una oposición más respetuosa de la institucionalidad.

Mientras el jefe de gobierno de CABA, H. Rodríguez Larreta, aparece al lado del presidente Fernández en los discursos de evaluación de las medidas contra el coronavirus, su partido llama a través de las redes sociales y de los medios de comunicación adictos, a constantes marchas y cacerolazos contra cualquier medida del gobierno.

La conducta del sector hegemónico del macrismo consiste en desconocer la legitimidad de las decisiones que toma el gobierno. Por una extraña aritmética, pareciera que 48% de los votos del Frente de Todos tiene menos valor que el 40% de Juntos por el Cambio.  Así como en su momento el rescate de Vicentín fue el casus belli para salir a las calles contra el gobierno, el proyecto de reforma del Poder Judicial -una promesa de campaña cada vez más justificada ante la sucesión de hechos de corrupción en que se ha visto comprometido este poder del Estado- es enarbolado para hablar de un supuesto talante antidemocrático, independientemente del mayoritario apoyo que tiene entre la población[9].

De esta forma, el Jefe de Gobierno de CABA, presionado por el ala dura de su partido, hace equilibrio en una notoria ambigüedad, visible en su casi nulo esfuerzo por hacer cumplir las decisiones sanitarias tomadas en conjunto con el gobierno nacional[10]. De esta forma, mientras permite los constantes cacerolazos y marchas contra Alberto Fernández, reprime brutalmente a los familiares de Santiago Maldonado que recordaban los tres años de la muerte.

Dada la sistemática tendencia hacia una acción destituyente de los sectores hegemónicos de Cambiemos, el daño autoinfringido a la figura de Macri por su viaje a París, no permite suponer su retiro de la política activa. Mas bien, parece que, nuevamente, sectores importantes de la derecha autóctona eligen una acción política no sometida a las urnas.

Es que el rotundo fracaso del macrismo para cumplir las promesas con que accedió al gobierno en 2015 -combate a la inflación, la corrupción y la pobreza- lo ha dejado sin propuestas para la sociedad. En este escenario el cemento que une a Cambiemos es un visceral antikirchnerismo. Abandonar estos fundamentos macartistas la haría estallar. En esta contradicción reside la fortaleza de la estrategia del ala más dura del macrismo y su capacidad para seguir arrinconado a aquellos que detentan cargos ejecutivos.

Ante esta situación el presidente no debería tomar decisiones como si fuera inminente un recambio a corto plazo en la conducción del Cambiemos. Como señaló el Jefe de Gabinete ante la Cámara de Diputados: “El discurso del odio debilita nuestra democracia. Incitar al golpismo contra un gobierno catalogándolo como dictadura, cuando fue democráticamente electo por el pueblo, contamina a una sociedad que está asustada, que todos los días pone el hombro para salir adelante”[11]. Ante ese discurso, el espacio nacional-popular debe estar atento a cuidar la democracia y defender sus instituciones atacadas por una inequívoca voluntad destituyente que tan trágicos resultados trajo recientemente en otros países de América Latina.

[1] El desplome del PBI de Argentina se estima en casi el 13%. Este fenómeno, con mayor o menor intensidad, se repetirá en las grandes economías del mundo, con una caída de la actividad a nivel mundial cercana al 10%. https://www.baenegocios.com/economia/Crece-el-consenso-en-junio-continuo-el-rebote-de-la-actividad-economica-20200731-0014.html

[2] https://www.lapoliticaonline.com/nota/128315-vicentin-rechazo-el-plan-de-perotti-y-fuerzan-a-alberto-a-avanzar-con-la-expropiacion/

[3] Por ejemplo, Aroskind: “Lo hecho en materia económica e institucional durante el gobierno macrista es una demostración, para todo aquel que quiera verlo, de la impostura de su proclamado republicanismo y legalismo. Desde la manipulación del Poder Judicial y la neutralización de los órganos de control del Estado, hasta el acuerdo con el FMI, todo fue ilegal, pero no importaba. Así fueron también los negocios irregulares que se vienen

conociendo entre el gobierno macrista y testaferros empresariales del grupo. Todo cubierto por un montaje completo de manipulación sistemática de la opinión pública”. https://lateclaenerevista.com/la-derecha-local-no-tolera-el-pluralismo-por-ricardo-aronskind/

[4] https://www.minutouno.com/notas/5121784-en-medio-del-escandalo-judicial-macri-pasea-paris-y-aun-decide-si-ira-la-costa-azul

[5] https://www.perfil.com/noticias/reperfilar/alberto-cfk-y-larreta-macri-frente-al-mismo-espejo.phtml?rd=1

[6] https://www.pagina12.com.ar/282480-mauricio-macri-y-el-malestar-que-el-viaje-a-paris-causo-en-l

[7] https://www.perfil.com/noticias/reperfilar/alberto-cfk-y-larreta-macri-frente-al-mismo-espejo.phtml?rd=1

[8] https://www.pagina12.com.ar/282569-un-apoyo-mayoritario-a-la-medida-de-aislamiento

[9] https://www.ambito.com/politica/reforma-judicial/segun-una-encuesta-el-77-cree-que-es-necesaria-una-modificacion-n5120600

[10] https://www.baenegocios.com/negocios/Un-ex-legislador-milita-la-apertura-de-bares-y-restaurantes-clandestinos-en-la-pandemia-20200801-0025.html

[11] https://www.lapoliticaonline.com/nota/128319-cafiero-se-cruzo-con-cambiemos-en-diputados-alberto-no-recibira-a-policias-que-disparen-por-la-espalda/

2020-08-11T09:50:07+00:00

Deje su comentario