Por Horacio Rovelli

*Docente e Investigador del área Estado y Políticas Públicas de FLACSO (Sede Argentina)

EL PROYECTO DE LEY SOBRE DEUDA PÚBLICA VA AL CONGRESO

Por Horacio Rovelli

El Proyecto de Ley de Gestión de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Externa está encuadrado en el marco de la ley 27.541 de Solidaridad Social y Reactivación Productiva en la Emergencia Pública y, se hace con el objetivo de administrar los mecanismos para poder pagar la deuda que está emitida en bonos en moneda extranjera y en poder de bancos y fondos de inversión que, sobre los U$S 323.177 millones de deuda bruta de la Administración Central al 30/12/2019, significan U$S 155.416 millones, que si le descontamos el crédito efectivamente otorgado por el FMI en DEG pero equivalente a unos U$S 44.200 millones, implican obligaciones por U$S 111.216 millones aproximadamente.[1]

De esa última suma, la mayor parte está en poder de grandes fondos como Black Rock (que es el principal dueño de Netflix e importante accionista de Bayer-Monsanto), Goldman Sachs (el actual Secretario del Tesoro de los EE.UU., Steven Mnuchin, fue su CEO durante 17 años antes de asumir la función gubernamental), Franklin Templeton (que administra una cartera de activos por más de un billón de dólares, su representante en el país era Gustavo Cañonero hasta asumir como Vicepresidente del BCRA de Luis “Toto” Caputo), PIMCO (que es el inversor de bonos más grande del mundo, con activos de inversión por 2,5 billones de dólares), etc. Todos ellos concentran gran parte de las tenencias de la deuda argentina y administran volúmenes de recursos que superan en no menos de 30 veces el tamaño de la economía local.  

En la conferencia de prensa que ofreció este martes 21 de enero 2020 el ministro de Economía Martín Guzmán al presentar el Proyecto, sostuvo claramente que: La Nación no está pagando el capital sobre la deuda en dólares. Dejando entrever que tampoco la va a pagar por el lapso que lleve a que la economía argentina crezca y se obtenga el superávit fiscal necesario para comprar las divisas y con ella cumplir con las obligaciones externas, que en principio llevaría unos dos años.

Obviamente la reacción en los mercados internacionales implico una suba en 92 puntos en la tasa de riesgo país que elabora el banco estadounidense JP Morgan, comparando el rendimiento de los bonos argentinos con los del Tesoro de los Estados Unidos (considerados de riesgo nulo) se posicionó nuevamente sobre los 1.924 puntos básicos y, paralelamente, se produjo una baja generalizada en el valor de los títulos.

Pero por un lado, todos los títulos de deuda habían recuperado parte de su valor desde que asumió el nuevo gobierno y, por otra parte, en lo que respecta a la deuda en moneda nacional, ha logrado refinanciar los vencimientos en pesos, consiguió el canje Letras del Tesoro Capitalizables en Pesos (LECAPS) que tienen vencimientos entre febrero y abril próximo por dos títulos similares que vencerán el 18 de septiembre y el 22 de diciembre próximo por $ 99.612 millones, etc., cuando el gobierno anterior debió suspender en agosto de 2018 (después de las PASO) las licitaciones de las Letras del Tesoro porque solamente eran demandada por organismos públicos.

Por lo tanto, el marco general no es malo, al contrario, se logró revertir el derrape de la gestión del gobierno de Cambiemos.

El Proyecto solicita que el Ministerio de Economía cuente con las facultades y las herramientas legales específicas para llevar adelante los actos jurídicos propios de las operaciones que se autorizan para renegociar la deuda.

PROYECTO DE LEY DE GESTIÓN DE LA SOSTENIBILIDAD DE LA DEUDA PÚBLICA EXTERNA

En su Art. 3ero, sostiene que se torna indispensable la restauración de la sostenibilidad de la deuda pública externa para recuperar en su integridad el ejercicio de la autodeterminación financiera y económica. Por lo que se solicita que se autorice al Ministerio de Economía a contemplar en la normativa e incluir en los documentos pertinentes las aprobaciones y cláusulas que establezcan la prórroga de jurisdicción a favor de tribunales extranjeros[2], y que dispongan la renuncia a oponer la defensa de inmunidad soberana, exclusivamente, respecto a reclamos en la jurisdicción que se prorrogue y con relación a los contratos que se suscriban y a las operaciones de crédito público que se realicen.

Aclara que: La renuncia a oponer la defensa de inmunidad soberana no implicará renuncia alguna respecto de la inmunidad con relación a la ejecución de los bienes y derechos:

  1. Reserva o cuenta del BANCO CENTRAL DE LA REPÚBLICA ARGENTINA;
  2. Cualquier bien perteneciente al dominio público localizado en el territorio de la República Argentina, incluyendo los comprendidos por los artículos 234 y 235 del Código Civil y Comercial de la Nación;[3]
  3. Cualquier bien localizado dentro o fuera del territorio argentino que preste un servicio público esencial;
  4. Cualquier bien (sea en la forma de efectivo, depósitos bancarios, valores, obligaciones de terceros o cualquier otro medio de pago) de la República Argentina, sus agencias gubernamentales y otras entidades gubernamentales, relacionados con la ejecución del Presupuesto
  5. Cualquier bien alcanzado por los privilegios e inmunidades de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961 y la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares de 1963, incluyendo, pero no limitándose a bienes, establecimientos y cuentas de las misiones argentinas;
  6. Cualquier bien utilizado por una misión diplomática, gubernamental o consular de la República Argentina;
  7. Impuestos y/o regalías adeudadas al país y los derechos de la República Argentina para recaudar impuestos y/o regalías;
  8. Cualquier bien de carácter militar o bajo el control de una autoridad militar o agencia de defensa de la República Argentina;
  9. Cualquier bien que forme, parte de la herencia cultura de la República Argentina, y
  10. Los bienes protegidos por cualquier ley de inmunidad soberana que resulte aplicable

En el Art. 4to del Proyecto de Ley se lo faculta al Ministerio de Economía para cambiar las condiciones de los créditos en plazos, tasas de interés y en monto del capital (quita del capital adeudado).

En el mismo artículo se solicita que se faculte al Ministerio de Economía para que pueda aprobar y suscribir contratos con entidades y/o asesores financieros para que presten servicios en la negociación de la deuda y/o colocación de títulos de deuda en los mercados, previéndose para ello, el pago de comisiones en condiciones de mercado, las que en ningún caso podrán superar el cero coma uno por ciento (0,1%) sobre el total del monto canjeado y/o reestructurado.

CONCLUSION:

El Proyecto de Ley elevado al Congreso para su aprobación apunta a lograr autoridad política e institucional para negociar con fuerza y sostenibilidad la reestructuración de la deuda tanto con el FMI como con acreedores privados. Para ello solicita que, en el plazo establecido por la Emergencia (180 días de promulgada la ley 27.541) se le autorice al Ministerio de Economía llevar adelante las operaciones de canjes y/o reestructuraciones de los servicios de vencimiento de intereses y amortizaciones de capital de los Títulos Públicos emitidos bajo ley extranjera, bajo la premisa de lograr no solamente abonar capital e intereses durante dos años, sino que los nuevos títulos contemplen tasas de interés, sistema de amortización (que incluye quita de capital) y extensión de los plazos acorde a los que el país pueda abonar y sea sustentable en el tiempo.

[1] Siempre según los datos de la Secretaría de Finanzas de la Nación.

[2] Esto es, ya estaban bajo jurisdicción extranjera y dada la complejidad de la negociación, se solicita que se faculte a prorrogar en el tiempo esa jurisdicción.

[3] El mar territorial hasta la distancia que determinen los tratados internacionales b) las aguas interiores, bahías, golfos, ensenadas, puertos, ancladeros y las playas marítimas; se entiende por playas marítimas la porción de tierra que las mareas bañan y desocupan durante las más altas y más bajas mareas normales, c) los ríos, estuarios, arroyos y demás aguas que corren por cauces naturales, los lagos y lagunas navegables, los glaciares y el ambiente periglacial y toda otra agua que tenga o adquiera la aptitud de satisfacer usos de interés general, comprendiéndose las aguas subterráneas, sin perjuicio del ejercicio regular del derecho del propietario del fundo de extraer las aguas subterráneas en la medida de su interés y con sujeción a las disposiciones locales. Se entiende por río el agua, las playas y el lecho por donde corre, delimitado por la línea de ribera que fija el promedio de las máximas crecidas ordinarias. Por lago o laguna se entiende el agua, sus playas y su lecho, respectivamente, delimitado de la misma manera que los ríos; d) las islas formadas o que se formen en el mar territorial, la zona económica exclusiva, la plataforma continental o en toda clase de ríos, estuarios, arroyos, o en los lagos o lagunas navegables, excepto las que pertenecen a particulares; e) el espacio aéreo suprayacente al territorio y a las aguas jurisdiccionales de la Nación Argentina, de conformidad con los tratados internacionales y la legislación especial; f) las calles, plazas, caminos, canales, puentes y cualquier otra obra pública construida para utilidad o comodidad común g) los documentos oficiales del Estado.

2020-02-05T15:11:14+00:00

Deje su comentario