Por Ana Miranda

*Coordinadora del Área de Sociedad y Vida Contemporánea de la FLACSO Argentina 

El brutal crimen de Fernando Báez Sosa “no se trata de un fenómeno nuevo, nos vuelve a interpelar como sociedad al evidenciar la escasa intervención pública y la alta permisividad social en problemáticas asociadas a las violencias que afectan a las personas jóvenes”, explica la especialista Ana Miranda, Coordinadora Académica del Programa Juventud de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).

Algunas voces enfocan el debate en las características particulares del grupo que participó del delito, otras en cuestiones de clase, algunas otras en temáticas asociadas a la construcción de masculinidades. Miranda agrega que “existen además estructuras adultas que habilitan esos comportamientos, en relación a la infraestructura de tiempo libre y de la habilitación social para el desarrollo de comportamientos violentos”.

En dirección al primero de los puntos asociado a la infraestructura de diversión y uso del tiempo libre, “hace tiempo que venimos planteado la necesidad de una mayor regulación de espacios recreativos destinados a la población joven. La intervención estatal es fundamental para la reducción de daños provocados por los consumos problemáticos, así como en sus consecuencias en accidentes viales y comportamientos violentos (de peleas, violencias de géneros, entre otros). En este punto, la elaboración de programas y políticas de juventud adquieren un lugar central, sobre todo en la regulación de la oferta de “mercado” y la promoción de actividades alternativas”.

El segundo de los planteos, “nos lleva a reflexionar sobre el rol y el fortalecimiento de las instancias familiares, escolares y comunitarias en la valoración de la vida, la promoción de formas de convivencia democráticas, la resolución pacifica de conflictos, del cuidado de la salud y la intervención en los problemas que afectan a las personas, sobre todo a aquellas más débiles. En este punto, queda aún mucho que trabajar, entre el conjunto de los actores sociales, haciendo inaceptable la agresión y el maltrato entre las conductas cotidianas”.

Las problemáticas asociadas a las violencias representan una de las principales causas de la mortalidad juvenil.  Según datos de la Dirección de Estadística e Información de Salud (DEIS) en 2018 se registraron a nivel nacional 454 muertes por agresiones (homicidios) en el grupo de 15-24 años. Las violencias afectan a los géneros de forma diferenciada, y dentro del conjunto de muertes por homicidio, 396 corresponden a varones jóvenes (87.2%), quienes se encuentran abiertamente expuestos a situaciones violentas que se generan en el entorno social en el cual habitan su vida cotidiana.

2020-02-03T14:37:55+00:00

Deje su comentario