El debate presidencial en las elecciones argentinas. Segunda Parte

Por Arturo Laguado Duca

*Investigador del área Estado y Políticas Públicas.

El domingo pasado se disputó el segundo round de debates entre los aspirantes a ocupar la Presidencia de la Nación en las elecciones del próximo 27 de octubre. Aunque los intercambios entre los candidatos fueron más ríspidos y frecuentes, este encuentro no trajo grandes novedades respecto al realizado el domingo anterior. Incluso los periodistas de simpatías oficialistas que orientaron el post debate, se limitaron a destacar el mejor desempeño del Presidente sin intentar imponer una lectura hegemónica del evento.

Igual que entonces las propuestas fueron escasas. En cambio, fue una novedad el fuerte alineamiento de Espert con Macri –excepto en su cierre final- y el giro de Del Caño que, en esta ocasión, eligió confrontar preferentemente con el Presidente. En todo caso, los principales candidatos parecieron hablarle a la propia tropa más que buscar cooptar a simpatizantes ajenos.

De ahí que ni Macri ni Fernández se “corrieran hacia el centro”, renunciando a capturar votos de su principal contrincante. Macri –acompañado de Gómez Centurión y Espert- se mostró cómodo defendiendo la mano dura y condenando la corrupción. Fernández y Lavagna –también del Caño desde su punto de vista- enfatizaron en los temas relacionados con el trabajo y desempleo. El cierre del candidato del Frente de Todos, recitando estrofas de La Cigarra de María Elena Walsh –con fuerte impacto emotivo entre los sectores progresistas- fue también una ratificación de su decisión de mantenerse alineado en la centroizquierda. En resumen, fue un debate escenificado entre dos bloques: uno muy tirado a la derecha y otro hacia el progresismo, donde, lógicamente, el Frente de Izquierda enarboló las posiciones más críticas.

En general estos debates sólo transforman los resultados electorales cuando se presenta alguna de las siguientes situaciones: una diferencia muy ajustada en la intención de voto de los candidatos; alguna circunstancia imprevista como una gaffe de grandes proporciones cometida por alguno de los participantes o, menos probable, la aparición, a último momento, de un candidato que sea capaz de interpelar a un importante sector del electorado cuyas demandas no son recogidas por ninguna de las ofertas electorales presentes (esta situación es más factible en campañas largas donde transcurre mucho tiempo entre el debate y la votación, lo que no es el caso argentino).

Ninguna de estas situaciones se presentó el domingo a la noche. De hecho, más allá del desempeño de los panelistas, una encuesta realizada por Aragón registró que el más convincente fue candidato del Frente de Todos (44%), el de Juntos por el Cambio (33%), seguidos por Espert (6,9%), Lavagna (3,6%) y Del Caño (2,7%) y Gómez Centurión (0.9%).

Que el debate no mueva la intención de voto de manera significativa, no significa que sea inútil para los candidatos. En la serie de manifestaciones que Macri encabezó en distintos puntos del país, retomó un argumento improvisado en el primer debate –el estilo argumentativo del kirchnerismo simbolizados en el dedo índice de Fernández- para repetirlo en cada acto de campaña. En la manifestación que condujo al día siguiente del segundo debate, retomó este recurso.

Así y todo, este segundo debate se inscribe en una lógica totalmente distinta del anterior. En el primero se trataba de conocer el desempeño de los candidatos en un “frente a frente” que nunca existió. No se trataba sólo de conocer las “ideas” de los postulantes a la presidencia; también de gozar de la política espectáculo en su mayor dimensión. El último, en cambio, se enmarcó en el frenesí de los últimos días de campaña sin ser, sin embargo, un acto de cierre.

Eso lo entendió Macri quien usó el segundo debate como una extensión de los tantos escenarios recorridos en los últimos días. Con la seguridad ganada en la ratificación del carisma lograda en la sucesión de actos–especialmente en la inmensa manifestación en el Obelisco el sábado anterior- el Presidente enarboló un discurso de campaña en tono agonista que rememoraba al 2015: imputación directa a su contrincante de los males del país, acompañada de algunos datos no muy exactos (como la luz otorgada por fibra óptica).

Pero, entonces, Cambiemos era oposición; después de casi cuatro años de gobierno es poco probable que surta efecto la reiteración. Macri no puede ignorar esta diferencia de escenarios, ¿por qué lo hace entonces?

-Un objetivo de máxima estaría dado por revertir la contundente derrota de las PASO de agosto pasado. Objetivo poco probable si se considera la evolución de las encuestas –que dan un incremento constante de la ventaja de Alberto Fernández- y la inexistencia de situaciones disruptivas que cambien la intención de voto de la sociedad. De todas maneras, en su acto en Rosario, Macri repitió su convicción de que la marcha convocada frente al Obelisco y el debate pasado, les permitía recuperar la iniciativa política para revertir la derrota de agosto.

-En todo caso, que la elección esté casi resuelta, no significa que el esfuerzo que está haciendo el Presidente sea en vano. El objetivo alternativo de Macri es posicionarse como principal referente de la oposición en la etapa que comenzará el próximo 11 de diciembre. Este objetivo explica el giro a la derecha del Presidente, su insistencia en recurrir nuevamente a la “grieta” entre “ellos y nosotros”. Un ellos cuya impugnación no es política sino moral -fustigados con el latiguillo de la corrupción, el autoritarismo, su asociación con gobiernos de la región cuestionados por EEUU y el Grupo de Lima- y que representa, como mínimo, al 30% de la población argentina. Un discurso que se entiende en un candidato opositor –de hecho, fue funcional para acceder a la presidencia- pero no en un presidente que aspira a ser reelecto y del cual cabría esperar propuestas de desarrollo.

No obstante, a pesar de la insistencia de hablar a sus propios votantes –y a los de Espert y Gómez Centurión, que representan a una muy pequeña cantidad del electorado- no le será fácil a Macri constituirse en jefe de la oposición ante un probable gobierno del Frente de Todos. Por un lado, tendrá que enfrentar el desafío de aquellos compañeros de ruta que reelijan en sus propios distritos –principalmente Cornejo en Mendoza y, muy probablemente, Rodríguez Larreta en CABA- y que, legítimamente, ambicionan cooptar a ese 30% de votantes que tiene la derecha argentina.

Por otro, deberá evitar que su irresponsabilidad en el manejo de la economía y la voluntad que ha mostrado el oficialismo de dejar desfinanciado al gobierno próximo, desemboque en una crisis generalizada que condicione una entrega anticipada del mando. En ese sentido Macri está jugando peligrosamente. Para no evitarle al próximo presidente el mal trago de imponer medidas antipáticas como retenciones o fuertes controles cambiarios, el Banco Central está liquidando divisas para contener el alza del dólar en un juego contra reloj, mientras el mercado se pregunta si alcanzaran para llegar a diciembre.

Tampoco ayuda al futuro de Macri la implosión que está viviendo el gobierno chileno. El post-debate y su discurso quedaron así referenciados a las noticias provenientes de las protestas masivas en Chile. Un Chile ensangrentado por la violencia desatada por el Presidente Piñera contra las demandas de justicia social, exponiendo ante el mundo una represión inaudita en democracia para mantener el modelo que defiende Macri. Maltrecho el modelo neoliberal, su discurso quedará, cada vez más, reducido a interpelar a los sectores más reciamente intolerantes de la sociedad.

2019-10-23T19:09:30+00:00

Deje su comentario