Desde el Área Estado y Políticas Públicas de la FLACSO Argentina expresamos nuestra profunda preocupación y un fuerte repudio por el secuestro y tortura de una docente en la localidad de Moreno en el marco del último Paro Docente provincial y nacional.

Desde el Área Estado y Políticas Públicas de la FLACSO Argentina expresamos nuestra profunda preocupación y un fuerte repudio por el secuestro y tortura de una docente en la localidad de Moreno en el marco del último Paro Docente provincial y nacional. Prácticas que recuerdan a la peor etapa de nuestro país, y que hacen pensar que la respuesta represiva y disciplinadora es la salida elegida por los poderes de turno frente al aumento de la conflictividad social. Y esto debe preocuparnos a todas y todos.

Lamentablemente, la misma semana en que por Decreto, y en el marco de un ajuste brutal de otros sectores, se aumenta el presupuesto para las fuerzas de seguridad, una docente, mujer y luchadora, recibe en su cuerpo el mensaje disciplinador de las fuerzas represivas. Mensaje que articula en su interior el desprecio de un sector del poder sobre dos demandas fundamentales del pueblo argentino: alimentos y educación. Y a su vez, expresa el desprecio del poder hegemónico por las organizaciones comunitarias, sus referentes y su entramado organizacional. El mensaje disciplinador sobre el cuerpo de la maestra es un intento de desmovilización de la protesta y de la organización social que genera alrededor de la misma. Sin embargo, las ollas son una respuesta al hambre, que generan organización colectiva y mediaciones, a su vez que politizan las demandas y las articulan. Y esto se percibe como peligroso.

Las ollas en las escuelas representan el entramado social que se teje alrededor del deterioro de los  niveles de vida de nuestra población, causada por las políticas de ajuste económico y recorte del presupuesto público. En las ollas se encuentran la demanda del sistema educativo y de sus principales protagonistas, los y las maestras junto a las familias y la comunidad, por más y mejor presupuesto, con la demanda de una mayoría popular en contra del hambre causado por el aumento de la inflación, el aumento de tarifas, la falta de trabajo y la caída de la actividad económica. La lucha docente y la lucha de los movimientos sociales se encuentran en la calle bajo la consigna “Ollas Si”, poniendo en evidencia la ausencia del Estado y sus políticas para resolver los problemas de las mayorías populares. Las movilizaciones masivas protagonizadas por la comunidad educativa y los movimientos sociales de esta semana nos muestran que existe una sociedad dispuesta a poner un freno a esta situación, y que el gobierno debería escuchar y resolver.

El escenario social y económico construido por las políticas macroeconómicas de Cambiemos generó en lo que va del año un aumento sustantivo del conflicto, sin por tanto generar espacios institucionales que permitan su canalización. La convocatoria al “dialogo” ha mostrado que sus límites los impone su propia esencia. La decisión de no dar quórum para la sesión legislativa propuesta por la oposición que intentaba debatir la situación de la Educación en la Argentina demuestra la falta de voluntad de construcción de una salida colectiva por parte del oficialismo. Aun así, como con la reforma previsional o con la Ley de emergencia social, la articulación de la calle y el palacio es un dato esperanzador para los sectores populares.

Dicho todo esto, nos preocupa el hambre y el deterioro de la educación pública en todos sus niveles. Nos preocupa la falta de institucionalidad para canalizar los conflictos, y nos preocupa la salida represiva. Creemos que la salida tiene que ser dentro de los marcos de la democracia y por la inclusión social de todas y todos. No podemos ser indiferentes.

14 de septiembre de 2018

2018-09-14T15:11:14+00:00

Deje su comentario