Los blues del 4 de julio

La subordinación de las provincias al Estado Nacional puede asegurar la sanción de un ruinoso presupuesto

Históricamente los gobiernos conservadores han tomado a las provincias como apéndice del poder central y por ende del sistema de acumulación del capital y de distribución de las riquezas bajo la estricta lógica del mercado mundial. En una economía abierta como la nuestra, donde existen grandes operadores (tanto para la compra como para la venta), los precios de todos los bienes y servicios, incluidos los factores de producción (trabajo, máquinas y equipos, insumos, energía, etc.) quedan determinados por los capitales más importantes. La única lógica que conocen los capitales es la de generar la mayor tasa de ganancia en el menor tiempo posible, por ende se supedita lo que vamos a producir, cómo, de qué modo, cómo juega en ello nuestra fuerza de trabajo, nuestra inserción en el mundo, nuestro presente y nuestro futuro (e incluso la lectura del pasado) en esa lógica primaria, donde la primacía la determinan esos grandes capitales que solo permanecen en el país si se les asegura el cumplimiento estricto de la maximización de la ganancia y la minimización de los costos. De allí la confianza de los mercados y la seguridad jurídica que propician.

https://www.elcohetealaluna.com/los-blues-del-4-de-julio/

2018-10-11T14:08:56+00:00

Deje su comentario