Gacetilla del People 20: Un nuevo rumbo es posible

People 20: “Un nuevo rumbo es posible”

Los días 16 y 17 de julio de 2018 se lanzó en Buenos Aires el People 20 con el propósito de fortalecer los lazos entre los movimientos sociales y los referentes populares de los países del G-20, con vistas a crear un espacio de diálogo y articulación permanente que piense la cooperación internacional desde un paradigma alternativo. Buscamos avanzar en la construcción de una agenda común de propuestas y políticas públicas concretas que hagan compatible la economía global con nuestras democracias, desde una mirada que tenga en su centro la construcción de sociedades verdaderamente igualitarias.

A una década de la primera reunión de Jefes/as de Estado del G-20 convocada en Washington para enfrentar de manera coordinada la crisis global, las principales economías mundiales no han logrado articular una respuesta satisfactoria en términos económicos, sociales, ambientales ni productivos. Los problemas distributivos se han profundizado y han sido el caldo de cultivo para el avance electoral de partidos políticos que expresan falsas soluciones a los problemas de nuestros pueblos. Más aún, el sistema financiero que incubó la implosión de 2008 se encuentra fortalecido y recargado y ha alimentado una nueva burbuja especulativa de deuda global, que creció un 74%, de 97 billones en 2007 a 169 billones en 2017, que pone en riesgo a la economía mundial. Las insuficientes reformas propuestas a la arquitectura financiera mundial han quedado truncas o su efecto sobre el modelo de financiarización ha sido marginal.

Tal opacidad del sistema financiero internacional ha consolidado la utilización de los centros financieros offshore y “la banca en la sombra”, dinero ilícito que suma entre 21 y 32 billones de dólares a nivel global. Esto redunda en un problema fiscal y de financiamiento, para lo cual consideramos necesario tomar medidas para la regulación y la transparencia financiera y fiscal: control fiscal de las empresas transnacionales, eliminación del secreto bancario, regulación de las estructuras societarias e instrumentos financieros opacos, legislaciones de protección de los alertadores o arrepentidos, tasas impositivas acordadas a nivel global sobre el patrimonio y sobre las rentas, impulsar un cuerpo intergubernamental en Naciones Unidas que regule el sistema financiero y tributario internacional.

El sistema de comercio multilateral ha fallado en la creación de trabajos dignos, en contrarrestar el crecimiento de la desigualdad y en generar un proceso de desarrollo económico sustentable para los pueblos del mundo. Los organismos multilaterales han sido capturados por las grandes corporaciones globales, defendiendo sus intereses relacionados a la defensa de sus derechos de propiedad intelectual y a la liberalización comercial y financiera. Lejos de la guerra comercial actual, la agenda de los organismos multilaterales debe representar los valores de solidaridad, bienestar y desarrollo sustentable, revirtiendo la enorme desigualdad de poder entre los pueblos y las corporaciones.

No debemos perder de vista que las crisis tienen efectos sociales desiguales siendo los sectores más vulnerables los más perjudicados. Los ingresos laborales y la protección social son claves. Es necesario debatir la concentración de la riqueza que no es solo económica sino patrimonial, de poder e influencias, y abordar la cuestión de las nuevas estratificaciones sociales en empleo, salud, educación, vivienda y suelo, que afectan a nuestros pueblos. Reducir la desigualdad depende de decisiones políticas y soberanas de los pueblos, que son ignoradas por los líderes del G20.

2018-09-10T15:07:32+00:00

Deje su comentario